sábado, 30 de junio de 2012

La clase escolar. Una mirada desde la didáctica de lo grupal”


SOUTO Marta
 “La clase escolar. Una mirada desde la didáctica de lo grupal”
En CAMILLONI, Alicia W. y otros. “Corrientes didácticas contemporáneas
PAIDÓS. Bs. As., 1996

        I.      Introducción
Desde hace muchos años persiste en mí la preocupación por la enseñanza.
Por la buena enseñanza. Aquella que deja en el docente y en los alumnos un deseo de continuar enseñando y aprendiendo, a la vez que la incorporación y el dominio de nuevos conocimientos.
Por la mala enseñanza, aquella que no produce los resultados esperados, que genera efectos no deseados, que aparenta o finge ser lo que no es, que desgasta sin producir, que frustra e inhibe nuevos aprendizajes y nuevas enseñanzas.
El trabajo que aquí presento tiene por propósito sistematizar de manera sintética los aportes que desde el pensamiento de lo grupal pueden hacerse a la didáctica en lo que he dado en llamar la didáctica de lo grupal[1]. (…) Intentaré comunicar en forma sintética lo que hemos producido y llamado didáctica de lo grupal, haciendo referencia en este artículo a la clase escolar como objeto.
Consideramos que la clase escolar es un campo de problemáticas específicas y en este sentido objeto de estudio de la didáctica. Ello es así porque:
-         Toma el acto de enseñanza el acto pedagógico en el ámbito más habitual de concreción.
-         Permite comprender los sucesos en su significatividad social, humana, real, con sentido y  contenido social.
El estudio de la clase escolar desde nuestra perspectiva:
-         Resalta el lugar de la práctica pedagógica, del hacer, de los sucesos concretos. Facilita la reflexión, la construcción de conocimientos y de teorías a partir y a propósito de ella y utiliza al mismo tiempo las teorías existentes para su comprensión y reformulación.
-         Acentúa la importancia de la situación, del aquí y ahora, del lugar donde los procesos de interacción se producen. Se pone el acento en el transcurrir, en el acto, en el suceder de los hechos, en la realidad donde los actos se realizan y existen. Se plantea que un acto transcurre en un momento dado y contiene en él la totalidad de factores coexistentes y aun sus causas. Una situación tiene un devenir, una historia, sucede con una temporalidad. El encuadre situacional enfatiza lo que está sucediendo en el presente, en un momento de ese devenir, en la transversalidad temporal. Pero en el momento actual, ese corte transversal contiene y actualiza la historia.
-         Incluye y resalta el carácter histórico
-         Permite un abordaje dialéctico de los sucesos en sus contextos reales resaltando el conflicto
-         Incluye la relación de múltiples líneas o dimensiones que se entrecruzan: de orden social, institucional, grupal, interpersonal, individua, técnico
Dichas líneas se entrecruzan formando un entramado en el cual se producen acontecimientos singulares en cada clase escolar. La comprensión de dichos eventos sólo es posible desde nuestra perspectiva sin separarlos de dicha trama.
-         Facilita un abordaje comprensivo  y complejo de la enseñanza (desde una mirada holística)
-         Requiere la contribución y la conjugación de aportes de diferentes disciplinas y teorías, provenientes de campos diversos. De allí la necesidad de un enfoque multirreferencial.
La clase escolar se plantea, entonces, como un campo de problemáticas que es objeto de estudio de la didáctica. No lo planteamos como un objeto único, pero si relevante.[2]

      II.      El carácter complejo de la clase escolar y de su conocimiento. Planteos epistemológicos
Es a medida que el conocimiento se va produciendo que los interrogantes epistemológicos, así también los teóricos y metodológicos, van tomando forma y que las respuestas se elaboran y sufren modificaciones.
¿Dónde hay complejidad? La encontraremos allí donde hay:
-         Dificultad (donde el pensamiento lineal, causal, resulta insuficiente para entender incongruencia que se presentan)
-         Interacción (encastramiento de acciones , ligazón de partes en el todo)
-         Heterogeneidad (conflictos que para conservar su sentido no pueden ser reducidos)
-         Fenómenos aleatorios (incertidumbre, no responde a leyes conocidas ni a sus consecuencias)
-         Necesidad de explicaciones por leyes y relaciones no solo de causalidad lineal, sino también retroactiva y recursiva
-         Posibilidad de transformación

Introduciremos al lector en el problema de la complejidad enfrentándolo a otros campos de estudio virtualmente complejos.  Nos acercamos a esta problemática con el propósito de establecer un contacto con ellos que nos permita a posteriori repensar la perspectiva de estudio de la complejidad:
Primer campo problemático: Acerca del origen del universo
Seguiremos aquí lo que Stephen W. Hawking enuncia en su Historia del tiempo (1988)
¿Qué ocurre durante las etapas tempranas o tardías del universo? ¿Tiene el universo un principio  un fin? ¿Es finito? ¿Hubo un principio en el tiempo? ¿Habrá un final? ¿Cuál es la naturaleza del tiempo? ¿Llegará éste a un final? (Estos interrogantes se formulan actualmente los físicos que se ocupan del estudio del universo) Distintas teorías y campos del saber y la cultura dieron respuesta a la pregunta acerca del origen del universo[3].
Segundo campo problemático: Acerca del origen de la vida y su evolución.
Sugerimos aquí lo que Helena Curtis escribió en Biología (Curtis, 1987)
¿Cuándo comenzó la vida? ¿Cómo es la evolución de la vida? ¿Qué entendemos por vida?[4]
Tercer campo problemático: Acerca del aprendizaje por comprensión
¿Qué procesos tienen lugar en el sujeto al aprender? ¿Los aprendizajes de nivel superior implican estructuras distintas de los de nivel inferior? ¿Qué tipos de relaciones hacen posible el aprendizaje?[5]
Estos tres campos problemáticos tienden a plantear y mostrar el mundo de lo complejo.
El caos, el desorden, lo disperso, la auto-eco-organización, la incertidumbre, la necesidad de formas lógicas más allá de la linealidad causa-efecto, la subversión de un orden en otro, la conservación de las características de un orden en otro, la amplitud y la diversidad de los fenómenos por abarcar aparecen como características tanto de la realidad como de su conocimiento.
Parecería que en el momento actual en el campo del conocimiento se plantean nuevas formas de enfocar y de concebir los fenómenos y de abordar su estudio.
La noción de campo sostiene que “la realidad no está compuesta por objetos separados, ubicados en el espacio sino por un campo subyacente, cuyas interacciones producen tanto los objetos como el espacio” (Hayles, 1993: 13), y lleva a postular que el observador está siempre dentro del campo, en las interacciones que quiere conocer y describir.
Tal como expresa F.J. Varela “se pone el tela de juicio el supuesto más arraigado de nuestra tradición científica: que el mundo es independiente de qui8en lo conoce” (1990:96)
Se trata de:
-         replantear la relación sujeto-objeto de conocimiento en el sentido de superar su separación y oposición y postular la mutua relación e influencia al conocer
-         Cuestionar el concepto de objeto en tanto discreto, separable, aislable de quien lo conoce y del campo en el cual surge
-         Advertir limitaciones en el pensamiento determinista, lineal y sus ideales inteligible para buscar nuevas formas que incorpores las incongruencias, la singularidad, las irregularidades, el desorden, que son a su vez productores de nuevos órdenes.
En este camino se encuentran actualmente las teorías del caos y de los sistemas complejos. Morin (1990) plantea algunas ilusiones que es necesario disipar para comprender el pensamiento complejo.
1)     La complejidad no lleva a eliminar la simplicidad, sino que la integra, y surge allí donde falla.
2)     La complejidad no es completitud, aspira a un conocimiento multidimensional que articule distintos dominios disciplinarios, que no separa ni deduzca, pero sabe que el conocimiento complejo es imposible. Reconoce los principios  de incompletitud y de incertidumbre.
El conocimiento didáctico es un conocimiento complejo de una realidad compleja. Nos referimos (como ya hemos mencionado anteriormente)
Las clases se caracterizan, desde nuestra perspectiva, por su complejidad, en el sentido de un campo donde un conjunto de procesos, elementos y sujetos diversos se interrelacionan constituyendo un sistema nuevo con auto-eco-organización, en el que la totalidad es más que las partes y estás conservan sus rasgos propios sin subsumirse al todo. En la case escolar se articulan elementos y procesos de muy diversa índole que, puestos en interacción, producen sucesos singulares, acontecimientos que transcurren en el espacio y en el tiempo y en un ambiente más allá de ellas mismas.
Más allá de las previsiones hechas y de las decisiones tomadas por el docente los sucesos de clase a la hora de la interacción toman cauces no previstos. Un mismo plan de trabajo en manos de un mismo docente, al ser llevado a la acción den dos grupos-clase distintos, se transforma.
La complejidad de la clase se hace más evidente cuando pensamos en los diversos niveles y ámbitos desde donde abordarla: individual; interpersonal; lo interaccional y vincular en las relaciones con el conocimiento, con la tarea, con los recursos; institucional; social; técnico-instrumental.
Muchas producciones didácticas han reducido esa complejidad amparadas sea en una concepción idealista, tecnológica, pragmática. Se construyeron “modelos para” que, a diferencia de otras disciplinas, no se derivaron de modelos descriptivos o explicativos. Estas formas de conocimiento didáctico, a nuestro criterio, son reduccionistas en tanto separan de las situaciones a la enseñanza, consideran sólo variables técnicas.
Recién a partir de los ´70 aparecen diversas corrientes nuevas que confluyen en un pensamiento didáctico crítico. Las teorías interpretativas y las críticas aportan el valor de lo subjetivo, de los significados, del mundo simbólico, de los sentidos sociales para iluminar la comprensión de las prácticas escolares cotidianas, en tanto prácticas sociales.  Se rescatan los actores, docentes y alumnos, los espacios y los contextos, la historicidad, etc. La teoría educativa se construye sobre los problemas prácticos y busca solucionarlos a partir de su comprensión. Aparece una forma de pensamiento abierta, cuestionadota, preocupada por la transformación y el cambio. Es también desde estas posturas que teóricas que el abordaje de la educación y de la enseñanza se aproxima a la complejidad.

    III.      Algunas conceptualizaciones centrales
La enseñanza es mucho más que un proceso de índole técnica. No puede ser aislada de la realidad en la que surge. Es también un acto social, histórico y cultural que se orienta a calores y en el que se involucran sujetos.
Se entiendo por didáctica la teoría o el conjunto de teorías acerca de la enseñanza, consideramos necesario construirla con referencia a las situaciones en las que ella surge y sucede.
Una situación de enseñanza debe ser abordada desde diversos niveles de análisis, dichos niveles, hacen referencia  a teorías que provienen de distintas disciplinas y abordan el objeto de estudio desde aspectos y niveles de complejidad diversos.
La didáctica específicamente se ocupa del análisis multirreferencial de situaciones de enseñanza concretas y de formas de operar en ellas. Es el campo de conjugación de diversas perspectivas a propósito de prácticas concretas lo que da origen a las conducciones teóricas. La didáctica que postulamos estudia el acto pedagógico como objeto formal, y las situaciones de enseñanza-aprendizaje como  objeto concreto. La clase escolar constituye la forma más habitual de concreción. Para comprenderla y analizarla se requiere un enfoque que permita el cruce y la convergencia de distintas disciplinas y teorías. Se plantea así la necesidad de recurrir a un enfoque multirreferencial. Entendemos por éste una perspectiva que conjuga enfoques diversos, los articula en relaciones recíprocas sin reducirlos unos a otros, preservando su autonomía y permitiendo la heterogeneidad.
La clase escolar es el escenario donde ser producen las prácticas pedagógicas. Remite a un ámbito delimitado por el aula en lo espacial y por el año lectivo en lo temporal. En ella se dramatizan configuraciones propias de la dinámica institucional. La clase es al mismo tiempo, lugar de encuentro y de contraposición entre deseos individuales y formaciones grupales e institucionales. La clase es el lugar que sostiene lo pedagógico. Es en ella donde se organizan las relaciones con el saber, que se cumple la función de saber. Es por esta función que sus actores se nominan como docente-alumno y que se definen los lugares simétricos en la relación. La presencia del saber otorga al espacio su valor, su especificidad.
Un análisis de la clase escolar desde la complejidad permite plantear diversas líneas de significación:
La clase como ambiente en el que transcurre la vida cotidiana de sus actores y donde se produce sentido a las interacciones en torno al saber.
La vida social de la clase, las relaciones de poder y saber en ella, las paradojas en la comunicación.
La vida inconciente de la clase como espacio íntersubjetivo, como campo transferencial y vincular y como red de identificaciones.
Las clases como espacios tácticos de enseñanza en función de metas y como dispositivos técnicos.
En el estudio de la clase es de interés destacar que es necesario:
-         Comprender la clase en conexión e interacción con lo que la rodea. Lo social y lo institucional son constituyentes, atraviesan transversalmente la clase construyendo su trama.
-         Considerarla una construcción dialéctica permanente, un proceso de totalización en curso, nunca acabado.
-         Incluir la diversidad de componentes, relaciones dimensiones que atraviesan la clase y periten pensarla como campo problemático.
-         Priorizar un ámbito y un nivel par el estudio de la clase escolar: el grupal. Desde él pueden abarcarse: el conjunto de sucesos en su devenir, en su historicidad, con la amplitud necesaria para impedir recortes artificiosos y captar el medio ambiente escolar de forma natural las interacciones y encastramientos de elementos diversos, las articulaciones y entrecruzamientos con los contextos que en la vida grupal se constituyen en texto y forman parte de su trama  compleja.
Es desde el campo de lo grupal como pueden abordarse un estudio complejo de la clase como campo problemático. Se articula lo individual, lo institucional, lo social lo ideológico, etc. Dichas articulaciones dan carácter singular a cada clase escolar y a los sucesos o eventos que en ella se producen. Hacer un análisis didáctico desde lo grupal implica indagar en estas diversas direcciones.

   IV.      La investigación de las clases escolares
1. Referencias al  proceso de investigación
Para estudiar las clases escolares en la enseñanza media hemos diseñado un tipo de investigación que intenta conocer la realidad de las aulas en su ambiente natural. Se trata de una línea de investigación cualitativa, de tipo clínico[6]. Consideramos la clase como la unidad que conforman un grupo de alumnos y un profesor. De esta manera en la enseñanza media tenemos en un mismo curso once o doce clases escolares.  La observación natural de los sucesos de aula, sin determinar variables de observación previas, permite una aproximación al “mundo escolar” que lleva a descubrir los “sentidos” que esos sucesos tienen para sus actores y a interpretar posteriormente desde las múltiples referencias teóricas que utilizamos.
Nuestro objeto de estudio inicial, el grupo escolar, concebido en un comienzo como un objeto discreto se fue transformando en un campo problemático a investigar. Campo que hemos denominado “lo grupal” y que permite una perspectiva de análisis desde la complejidad que el concepto inicial de grupo consideramos que limitaba.
Nos ubicamos en una concepción en que l interpretación es comprensión. Por un lado compresión de las significaciones y los sentidos de la acción social para los actores. Se trata de las significaciones y los sentidos de la acción SOCAL para los acores. Se trata de hacer una representación de lo que los protagonistas de la clase hacen, dicen y sienten para descubrir significados, sentidos. El investigador descubre el sentido que los sujetos dan a  su conducta. Pero va más allá y le otorga un nuevo sentido en función de las teorías que pone en juego al interpretar.
La elaboración teórica se realiza también a lo largo de la investigación. La investigación tiende a producir teoría, no a verificarla. Las categorías de análisis surgen de los datos y se transforman con ellos.  Se trata de comprender y de reconstruir los ambientes, los mundos y las lógicas que atraviesan una clase y no reducirlos a una única visión.[7]

2. Análisis de algunos rasgos de las clases escolares.
El hecho de presentar rasgos no es contradictorio con el abordaje de la complejidad ni de lo singular. Aquellos han aparecido cargados de significados que nos resultan reveladores de esa complejidad y es desde ella como les hemos atribuido significados. Significados que, por otro lado, se bifurcan en cada medio ambiente escolar singular de acuerdo con la idiosincrasia de cada clase y escuela.
Nos referimos a rasgos encontrados en torno a dos dimensiones: el tiempo y el espacio:
El tiempo en las clases
Dentro de la escuela y de las clases existe un tiempo propio. Podríamos hablar provisionalmente de una atemporalidad, en tanto:
-         el tiempo real, social, el de los sucesos de la vida externa a la escuela no está presente dentro de ella.
-         El tiempo personal, vivido por cada uno de los actores no tiene cabida
-         El tiempo compartido dentro del aula parece no suceder, no se toma conciencia de la historicidad de los hechos vividos en la escuela, muy escasamente se registra su cronología. Se vive un eterno presente , el de “dar clase”, pasado y futuro quedan excluidos de esa temporalidad
No se trabaja en su reconstrucción. No interesa por ello el proceso compartido en su historicidad. Hay una negación del transcurrir, del devenir, del movimiento, del cambio. Esto trae aparejada una dificultad para tomar conciencia del enseñar como hecho social e histórico y para aceptar las transformaciones.[8]
En la escuela y en las clases  el tiempo toma características de lo que hemos denominado “tiempo programático”. Esto es así desde la lógica  propia del mundo escolar. Entendemos por tal el tiempo de desarrollo de programas, de secuencias temáticas, contenidos. El devenir está dado por el pasaje a través del programa. Avanzar en él significa tiempo del año escolar transcurrido. Los otros significados del tiempo quedan reducidos a éste. Ello explica las incoherencias  que desde la realidad externa a la escuela pareen inexplicables. El saludo, el reencuentro, el interés por el tiempo personal, social e histórico quedan reemplazados por el avance en la sucesión de temas.
El espacio en las clases
Los espacios escolares, la distribución, el mobiliario, las paredes, los escritorios, los dibujos del aula están cargados de significados.
En la vida cotidiana se construyen esos significados. El espacio registra “huellas” de esa vida que los grupos-clase pasan en el aula. (“los espacios hablan”)
Los actores se apropian en mayor o menos medida de esos espacios y transmiten a partir de ellos su forma de vivir, de estar en las clases[9]

     V.      Orientaciones para el trabajo pedagógico
Desde nuestra perspectiva el trabajo pedagógico se ubica en el nivel técnico-instrumental. En lo que plantearemos a continuación tomaremos a la clase como objeto de operación más que de análisis. Lo instrumental debe integrarse, hacer eco a los significados que circulan en la clase, penetrar ese mundo y su lógica, para proponer modalidades de organización e instrucción en ese medio ambiente con el propósito de cumplir con la función de enseñar.
El trabajo pedagógico debe tener estas características:
-         Estar orientado a la clase en su conjunto y es u complejidad
-         Tomar al ámbito grupal como prioritario y operar en el campo grupal
-         Tomar la clase como objeto de análisis y como objeto de operación (La acción se centra en la segunda)
-         Considerar la tarea como articuladora y organizadora de la clase.
-         Apoyar las propuestas de acción en los significados provenientes de los análisis social y psíquico
-         Utilizar tipos de pensamientos coherentes con la complejidad, no simplificadores ni reductores
-         Indagar acerca de los significados que los distintos actores atribuyen a los actos
-         Considerar la historicidad de los sucesos y su connotación social
-         Analizar lo singular, lo idiosincrásico, tanto como lo general
-         Plantear  propuestas con alternativas variadas y no únicas o uniformes
-         Trabajar sobre interrogantes y no certezas
-         Incluir la subjetivad del mundo y de la realidad psíquica al igual que la externa
-         Plantear explícitamente y trabajar en consecuencia sobre los aprendizajes sociales, éticos y actitudinales, además de los cognitivos y motores
-         Pensar el rol docente como el de un coordinador que interviene facilitando los procesos de aprendizaje individual y los de interacción
-         Se desempeña desde su calidad de experto
-         Cumple con la doble función e atender a los problemas de la enseñanza, gestión y administración de clase
-         Desempeña roles diversos que apuntan a la producción de tareas, a proveer el conocimiento necesario para los alumnos, al seguimiento de los procesos dinámicos que tienden a la transformación y el trabajo sobre las estereotipias, al análisis de la situación de conflicto grupal y a su abordaje como problemas, a la toma de conciencia y al autoanálisis de cada sujeto
-         Crea dispositivos metodológicos diversos
-         Se cuestiona acerca de su lugar en la clase, el tipo y las fuentes de poder que utiliza y la calidad afectiva de los vínculos que establece con los demás
-         En los dispositivos metodológico que crea utiliza técnicas diversas y las combina creando estrategias y alternativas de acción variadas
No es posible extendernos más en los aspectos operacionales de la didáctica del lo grupal. Hemos señalado algunas orientaciones para trabajar dentro de una didáctica a la vez analítica y operativa basada en la concepción pedagógica que aquí hemos esbozado.


[1] El señalamiento en negrita es mío.
[2] Ver en la pagina 121 desarrolla en un párrafo los temas que tratará a lo largo del artículo.
[3] Para remitirse a las distintas teorías ver paginas123/4/5
[4] Para remitirse a las distintas teorías ver paginas126/7
[5] Para remitirse a las distintas teorías ver paginas128/9
[6] Para profundizar el tipo de investigación que llevan a cabo remitirse a la Pág. 140/141
[7] Ver paginas 143 y 144 las ideas que han recolectado durante 5 años de investigación.
[8] Para ver ejemplos remitirse a la Pág. 146/7
[9] Para ver ejemplos remitirse a la Pág. 148/9/50

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada